beaprincess y el oro blanco

Orígenes del oro blanco

Desde la antigüedad el hombre ha ido buscando metales preciosos cuyo color fuera blanco brillante y que se pudiera combinar con otros metales y piedras preciosas, ya sea por la gama cromática o por el reflejo brillante de la superficie del metal.

Por esa razón, las joyas más grandes, brillantes y de más valor se suelen fabricar sobre material blanco. Uno de los ejemplos más comunes  son los anillos de oro blanco. Aunque el más buscado es el platino, el oro blanco cada vez se ha vuelto muy popular, debido al alto valor y a la escasez del platino.

La popularidad que ha alcanzado el oro blanco es incomparable a la de otros metales parecidos como el oro amarillo, ya que es mucho más vistoso. Hay una gran cantidad de joyería en oro blanco. Una de las piezas más comunes que encontramos son los colgantes de oro blanco, con detalles tallados o incluso con algún tipo de piedra preciosa incrustada.

Los factores que más influyen a la hora de comprar joyería son la calidad y el diseño del trabajo. Por eso una fuerte influencia será la moda del momento la que hará decidirse por una pieza u otra. Los materiales varían  menos con las modas pero también se ven afectados por ellas, no obstante el oro blanco desde su llegada se mantiene casi inalterable a las modas.

No a las alergias con el oro blanco

Normalmente los casos de reacciónes alérgicas son debidas a que el oro resulta falso o a una baja calidad. Por ello uno de los beneficios más potentes del oro blanco es que raramente provoca alergias a las personas que lo lucen. Realmente este hecho es devido a las diferencias que se utilizan en sus procesos.