"Joyas, el elemento más transformador que puedes llevar"

quote_gold_diamonds

Las joyas regalan sentimientos eternos

Un regalo que contenga amor, cariño y complicidad en forma de joya será una historia para toda la vida porque no se deteriora nunca ni la pieza ni el recuerdo que evoca el momento.
Tiene un valor que se mantiene e incluso se incrementa a lo largo de los años traspasando el valor sentimental a las siguientes generaciones. Pueden regalarte trajes u objetos que pasen de moda o se estropeen pero una joya se revaloriza. Regalar una joya es un obsequio que por sí solo tiene mucho significado, no es lo mismo una perla que un diamante, depende de la persona, la edad y del sentimiento que los una, como tampoco es lo mismo un anillo de compromiso, unos pendientes vintage o un colgante de oro con la inicial de la amada o un diamante negro.

Cada pieza tiene un porqué, un storytelling lleno de afecto y magia que une a las personas de por vida en un recuerdo que revive cada vez que la llevas.

melania_tiffany_regalo

 

Las joyas transmiten el valor del sentimiento eterno, no te olvidarás nunca del momento, el día, la hora y el porqué te la regalaron, quedará grabado en tu memoria, se convierte en objeto de culto y es una inversión para el presente y el futuro. Nunca desaparecerá ese cúmulo de sensaciones que te provoca el anillo de tu futuro marido, la pulsera del nacimiento de tu hija, el broche que tu abuela te regaló, etc. porque es parte de tu vida.

Joyas y anillos de compromiso que han hecho historia 

Las joyas han estado presente en toda la historia de la humanidad y nos han descrito cada época con sus cánones de belleza y su contexto social.

Ya en la Antigua Roma encontramos el precursor del anillo de compromiso como símbolo de vida y de eternidad ante los demás.

Algunos regalos de joyas han hecho historia como el Diamante Taylor-Burton.
La actriz Elizabeth Taylor tuvo dos grandes amores y debilidades, Richard Burton y las joyas. No es de extrañar que recibiera del célebre actor un regalo muy especial para reconquistarla, un gran diamante de Cartier en forma de pera de 69.42 quilates por 1.1 millón de dólares.

Elisabeth_Taylor_diamante_cartier

Un regalo que en principio sería para un anillo, pero debido a su gran tamaño, usó el diamante como collar.

Otro ejemplo es el anillo de Lady Di (ahora de Kate Middleton).

Diana_Kate_anillo_compromiso

Se trata de un enorme zafiro de 18 quilates rodeado de diamantes y oro blanco que perteneció a la princesa Diana, fue el regalo de compromiso que entregó el príncipe Carlos al pedirle matrimonio en 1981.
El anillo pertenece a la prestigiosa joyería Garrard, proveedores de la casa Real. También fue un regalo de compromiso del príncipe William a su prometida, quien declaró que era un regalo de alguien especial para alguien especial. Quería asegurarse que su madre, la princesa Diana, estaría de alguna forma en su compromiso y en su boda.
Posteriormente se hicieron por todo el mundo miles de copias.

En beaprincess puedes encontrar algunos modelos inspirados en este icónico anillo como el Blue Princess ,Kate o el Diana.

anillo_compromiso_Diana

Anillo Diana beaprincess

Fue también famoso el anillo de compromiso que Aristóteles Onassis regaló a Jacqueline Onassis, la viuda de América que enviudó de John F. Kennedy y se casó con el multimillonario griego. El magnate se gastó más de 2 millones de dólares en la joya, el impresionante anillo de Harry Winston con el diamante Lesotho III de 40.42 quilates.

Onassis_diamante_lesotto

Recordamos también la famosa Tiara de los amantes que Carolina de Mónaco heredó de su abuela, la princesa Carlota, realizada por Cartier en platino, oro blanco, diamantes y perlas y, al cuello, una tiara fringe de diamantes estilo ruso también de Cartier, convertible en collar.

Princesa_Carolina_tiara

O las joyas de la Corona Española que han ido pasando de reina a reina y que por tanto, la reina Letizia recibió de la reina Sofía. La tradición de pasar las joyas viene de la reina Victoria Eugenia que en 1969 dispuso en su testamento que deseaba que esas joyas siguieran siempre en la familia. Se llaman también joyas “de pasar” y son un conjunto de pulseras, diademas, pendientes y broches que desde el 19 de junio de 2014 empezó a lucir la reina consorte Letizia.

Letizia_tiara_oro_diamantes

Sentimientos en piedras preciosas

Decir lo mucho que sentimos con una pieza de joyería es transmitir amor, cariño, buen gusto y también un cierto lujo.
Ya lo dicen que una joya es para siempre como el oro, que refleja sentimientos, amor, pasión, cariño…

Así como la piedra que decore la joya puede cambiar tu mensaje ya que regalar una perla conlleva regalar cariño, amabilidad, sinceridad, lealtad, justicia y amor maternal para una madre, una abuela, una niña recién nacida... pues proporciona paz, tranquilidad y sosiego.

Otra joya perfecta para una madre o bien para el cumpleaños de una hija es la amatista ya que su tono violeta otorga protección, sinceridad y claridad, una pieza idónea entre familiares y amigas. El cuarzo rosa en una piedra discreta y armónica para regalar a una persona y demostrarle tu afecto, perfecta para reconciliaciones ya que significa compresión, paz, unión y sinceridad. La esmeralda es una piedra con estilo, elegante y con fuerza y su color verde le otorga su positividad.Un regalo que significa el amor sincero, la felicidad.

En cambio el rubí es la piedra por excelencia de la pasión.


Se dice que la reina de las piedras preciosas es el diamante ya que significa amor en plenitud. Un diamante se expresa con una sola palabra “siempre”, más que para toda la vida refleja el amor eterno. Debería ser para la  persona escogida, pues significa triunfo y seguridad. 

Lo que es seguro es que ningún regalo está presente en toda tu vida como una joya, por algo la palabra proviene del francés antiguo “joie” que significa alegría, gozo.