Nina Urgell es la instagramer de moda más influyentes de España hasta la fecha, y una de las más influyentes de Europa. Casi 600.000 usuarios de Instagram están pendientes cada día de lo que esta barcelonesa va a mostrar sobre moda, y eso es una mina de oro para las marcas. ¿Por qué? Ella misma dio la clave en una entrevista en Barcelona Televisió: “Cuando colgaba en Instagram la foto de unas zapatillas, al cabo de una semana estaban agotadas”.

El poder de las redes sociales

El mundo de la moda, que a menudo puede verse como algo superficial, ha encontrado en estas it girls, mujeres atrayentes, un filón para generar más ventas. Porque, a diferencia de las modelos que trabajan para estas marcas, estas chicas basan su éxito en base a la espontaneidad, a salir de la nada, generando un lazo íntimo con sus seguidores.

Las redes sociales van más allá de lo que iban las bloggers de moda: permiten generar una comunidad de usuarios alrededor de intereses compartidos, cuyos mensajes se entremezclan y se envuelven con su vida cotidiana, introduciéndose de forma muy efectiva en el subconsciente.

En el caso de Instagram, además, el gran poder comunicativo que tienen las fotos (con un gran abanico de filtros que inciden en ese poder) potencia el carácter emocional que puede llegar a tener el mensaje. A pesar de ser aficionados a la moda, raramente desayunaremos hojeando un catálogo de Vogue o Telva, por ejemplo. En cambio, sí que es probable que lo hagamos móvil en mano, navegando por nuestras redes sociales a ver qué hay de nuevo, viendo en nuestro timeline el bonito bolso que lleva hoy Nina Urgell, una chica aficionada a la moda como nosotros.

Zapatillas de Nina Urgell en Instagram

Una pasión que viene de familia

A la joven graduada en Psicología Clínica la afición por la moda le viene de familia. Su madre fue modelo y abrió una tienda de moda de alta costura en los años 70, de la que guardó mucha ropa (vestidos y blusas hippies, tejanos hasta la cintura, camisetas y chaquetas oversized y zapatos de plataforma entre otros) con la que su hija convivió desde pequeña, y que marcó su estilo.

Abrió su cuenta de Instagram en primavera de 2013, por insistencia de amigos y conocidos que le recomendaban que aprovechara su gusto en el mundo de la moda para marcar tendencia. “Yo decía que nunca me haría instagram”, dijo en una entrevista para el programa Terrícoles de Barcelona Televisió, “y en menos de un mes ya tenía mil seguidores”.

Una instagramer fiel a su estilo

El feedback que obtenía de sus publicaciones en la red social fue creciendo, generando decenas de miles de “me gusta” en cada foto publicada y centenares de comentarios. Eso le valió el interés de marcas como Vogue, Pantene, Women Secret o Intimissimi, además de marcas de restauración o hoteleras con quienes colabora habitualmente, a pesar de que asegura que sólo lo hace cuando se siente identificada con el estilo que le proponen. “A veces, si la marca me gusta, prefiero usarla en una foto sin cobrar, antes que cobrar por llevar algo que considero que no es fiel a mi estilo”, ha dicho.

Blusa estilo hippie de Nina Urgell

Un ejemplo de ello son las joyas, que Nina lleva con gran sobriedad. En sus imágenes acostumbra a aparecer con las orejas y el pecho despejados, y sólo se ha dejado ver con joyas de pequeño tamaño, como diminutos pendientes o discretos colgantes. Llevar joyas más llamativas desentonaría con su inconfundible estilo boho chic de cara lavada y pelo suelto, con prendas anchas de influencias bohemias y hippies, generalmente de verano por los lugares por los que viaja habitualmente (pasa largas estancias en San Diego, California, donde es verano todo el año). Sí acostumbra a llevar más pulseras y relojes.

Nina Urgell con un colgante Beaprincess de la colección Diamonds Letters

Su éxito hizo que profesionalizara su cuenta de Instagram al poco tiempo, planificando los domingos las actividades y outfits (conjuntos) que iba a llevar durante la semana (algo que también hacía para poder compaginar sus estudios con su carrera en la moda), poniéndose en manos de un fotógrafo profesional y confiando su agenda a una representante.

De esta manera, la moda ha pasado de ser su hobby a una actividad profesional que le genera jugosos beneficios. Con su pareja ha creado su propia marca de bikinis en San Diego, Luna Beach Swimwear, que ya distribuye también en España y México.

¿Qué tiene Nina Urgell que no tengan otras chicas?

Mucha gente se pregunta lo mismo: ¿por qué unos perfiles triunfan en redes sociales y otros no? ¿por qué, habiendo tantas chicas guapas y estilosas, sobresalen unas pocas en Instagram? Evidentemente, no hay una respuesta 100% válida, porque por el contrario las chicas tomarían nota de la receta y triunfarían todas ellas. Estas son algunas de las claves a tener en cuenta:

1. Un buen producto: es algo indispensable, especialmente en un perfil de moda. Nina Urgell ofrece un buen producto, una combinación perfecta de fotos bien escogidas con un contenido capaz de atraer el interés de los usuarios, centrado en ella misma, que cuida extremadamente su imagen (bronceada, con una melena larga y bien cuidada, delgada y deportista, luciendo conjuntos escrupulosamente escogidos).

2. Constancia y esfuerzo: nada triunfa si no hay un trabajo detrás y una constancia en desarrollarlo día a día. El trabajo en redes sociales requiere especialmente esta constancia y este esfuerzo si se quiere ofrecer un producto diferente a los demás. Nina Urgell ha mostrado desde el principio un trabajo muy riguroso detrás de cada imagen que sube a Instagram, fruto de sesiones de fotos profesionales, y mucha constancia en las publicaciones, que generalmente rondan las cuatro diarias. Eso genera una fidelización de los usuarios entorno a sus contenidos, que ellos esperan cada día, algo que no crearía alguien que no se esforzara igual o que publicara de vez en cuando. No se trata sólo de usar Instagram como un escaparate o una pasarela.

3. Hacer algo en el momento adecuado: no nos engañemos, este es un punto que nunca hay que obviar. De la misma manera que es más fácil que triunfe un producto en un momento en el que el mercado todavía es más o menos virgen, una it girl o instagramer tiene más fácil abrirse camino si aquello que transmite todavía no está muy explotado en el momento en el que lo hace. Nina Urgell abrió su cuenta de Instagram en 2013, momento en el que Instagram estaba subiendo como la espuma y no había la misma competencia que ahora.

4. Hacer algo que te gusta: no por ser la última clave es la menos importante. En las redes sociales se detecta en seguida cuando alguien publica contenidos porque lo requiere su trabajo o cuando lo hace porque le apasiona lo que hace. Esa pasión que desborda el canal de comunicación que se está usando es lo que, en última instancia, acaba atrayendo a los usuarios y termina por crear una comunidad de interés alrededor del producto. Y eso es algo que Nina Urgell hace indudablemente des del principio.

Nina Urgell con un vestido negro que enamoró a sus seguidores de Instagram