Las monturas de los anillos hacen referencia a cómo se sujeta la piedra en el metal. También se les suele llamar engaste. Este atributo no sólo afecta al diseño del anillo, al determinar, junto con la forma del diamante, la forma final de la joya, sino también a la calidad de su acabado.

Una mala montura puede no sujetar bien las gemas, que se pueden perder, o contener pequeñas rebabas o impurezas en el metal que provoquen que el anillo se enganche en la ropa, por ejemplo.

Las monturas de los anillos están determinadas por la forma y el tamaño de la gema, en el caso de los anillos de compromiso generalmente diamantes, ya que normalmente la gema se elige antes. Sin embargo hay quien se enamora de una montura que contenga, por ejemplo, pequeñas gemas en canal, antes de elegir una gema principal.

Todas las monturas, ya sea en anillos de compromiso o en anillos de regalo para cualquier otra ocasión, tienen su encanto, y elegir una u otra depende mucho de nuestro presupuesto y del estilo de la chica que lo llevará. A continuación enumeramos las más habituales:

Solitario

La montura de los llamados anillos solitarios es la más sencilla e intemporal de todas. Consta de un aro de metal precioso liso con una sola gema engarzada con cuatro o seis puntas. Permite diamantes de cualquier forma y tamaño. Un ejemplo de esta montura es el solitario Sarah de Beaprincess:

Estas monturas de anillos se hicieron célebres en el periodo victoriano, que popularizó diseños sobrios que ensalzaran la belleza natural del diamante. Posteriormente, en 1886, hizo el salto a la fama definitivo gracias al joyero Tiffany, que lo introdujo a gran escala con una montura de seis garzas con un diseño muy característico para maximizar el brillo del diamante a la que le puso su nombre. Hoy en día la mayoría de joyerías ofrecen el diseño de Tiffany’s como si fuera un tipo de montura en sí mismo, pero siempre con ligeras variaciones, ya que el original está patentado. Se distingue por la característica manera en que sobresale el diamante de la forma del anillo y el diseño de las grifas (también llamadas garras) de su engaste. 

Bisel

Esta montura es una de las más populares debido a su aspecto moderno e idoneidad para un estilo de vida activo con las manos (enfermeras, profesoras, chicas deportistas en general, etc.), ya que otros tipos son más delicados. Curiosamente, hace cientos de años que se usa, en ausencia de técnicas que permitieran formas más sofisticadas de engarce. Fue muy común en la época victoriana.

En lugar de sujetar el diamante con púas, el ajuste de bisel rodea la piedra del centro con un borde metálico delgado que la mantiene firme en su lugar. El bisel puede rodear toda la piedra o dejar dos lados abiertos.

Tres piedras o trilogía

Es un estilo versátil, apta para cualquier ocasión, desde el compromiso hasta las bodas de oro. Pueden ser las tres piedras del mismo tamaño o la piedra central más grande que las laterales, y permite combinar piedras de colores, normalmente zafiros o esmeraldas. Los diamantes que se combinan con esta montura suelen ser tallados en princesa o redondos. Hay quien dice que la piedra principal simboliza el presente y las dos de los extremos, el pasado y el futuro.

Si se escoge este tipo de montura de anillo, hay que tener en cuenta que la gema central siempre suele parecer más pequeño a la vista de lo que realmente es, por efecto óptico con las dos laterales, por lo que hay que elegir bien las medidas de cada piedra.

Una muestra de este tipo de montura es el modelo Eve de Beaprincess, cuyas tres piedras están engarzadas a su vez en una montura halo:

Halo

Se refiere a la colocación de los diamantes u otras piedras preciosas en un círculo concéntrico o cuadrado alrededor de una piedra central. Con este diseño la piedra del centro parece más grande, por lo que es ideal para potenciar diamantes pequeños y aumentar su brillo.

Este estilo, por lo tanto, puede ser una forma de ahorrar dinero eligiendo un diamante pequeño en quilates sin sacrificar la apariencia general del anillo. Además, permite hacer contrastes de colores con piedras de diferentes colores si elegimos uno diferente para la piedra central y las piedras laterales.

Es muy habitual combinar la montura en halo con monturas pavé para maximizar el brillo y el aspecto llamativo del anillo en general, aunque en aros lisos también es muy popular.

El modelo Candice de Beaprincess es un buen ejemplo de este tipo de montura:

Pavé

Este diseño viene de la palabra francesa que significa “pavimentado”, es decir, adoquinado o empedrado de diamantes. Colocando pequeños diamantes dejando que el metal y los pequeños engarces se vean lo mínimo posible, el efecto es de brillo constante. Este tipo de monturas pueden ser la mitad pavé o pavé completo (todo alrededor del anillo).

Es ideal si los diamantes elegidos tienen poco brillo, dado que este tipo de montura crea muchos más destellos y brillo que otros diseños. Sin embargo, esto también puede ser una desventaja si se usa el pavé junto con otro tipo de monturas como el halo, ya que pueden distraer la atención de la piedra central.

El joyero normalmente perfora agujeros en la banda del anillo, coloca con cuidado los diamantes, de entre 0,01 y 0,02 kilates, en los agujeros y finalmente forma unos pequeños dientes alrededor de cada diamante para que no se caiga de los agujeros.

El trabajo que entraña la montura pavé completa hace que sea muy difícil cambiar la medida del anillo una vez finalizado, de manera que es conveniente tener muy claro el tamaño del anillo al encargarlo.

La montura del modelo Caroline de Beaprincess es un ejemplo de pavé:

Tensión

Se trata de un diseño muy moderno, de hace pocas décadas. Se llama así por la tensión que ejerce la banda de metal sujetando el diamante por ambos lados, apareciendo suspendido en medio de los dos extremos del anillo, sin engastes, como flotando en el aire. En punto exacto donde el diamante toca los extremos del metal los joyeros cortan pequeñas muescas para que el diamante se sujete.

Este tipo de monturas de anillos a veces parecen inseguras, ya que da la sensación de que el diamante no tiene sujeción y podría caer, pero en realidad es una de las más seguras, ya que las muescas sujetan el diamante de forma incluso más firme que una grifa en un anillo solitario.

La ventaja de este tipo de anillos es que permiten admirar el 100% de la gema, al no quedar tapada por el metal ni lo más mínimo. Pero eso también significa que tendremos que elegir un diamante cuya talla y forma sea lo más perfecta posible, ya que se perciben las imperfecciones mucho más fácilmente que en cualquier otro tipo de montura. Se suele combinar con diamantes redondos, en talla princesa o esmeralda.

Como en las monturas en pavé, las monturas en tensión también hacen difícil cambiar la medida del anillo.

También existe una versión más barata de la montura en tensión, en la que el diamante está rodeado de una banda de metal que es la que se solda a la banda del anillo. El aspecto es igualmente moderno pero no entraña el mismo trabajo de precisión en la joyería y es más económico.

El solitario Sarah de Beaprincess es una muestra del estilo de montura en tensión con una banda alrededor del diamante al que se soldan los extremos del aro del anillo, dándole un aspecto totalmente diferente, para chicas modernas:

En canal

Estas monturas de anillo constan de una banda de metal en canal que contiene pequeños diamantes en la ranura de ese canal, como sujetos entre dos rieles. Se parece ligeramente a la montura pavé, con la diferencia que el pavé contiene pequeños dientes entre diamantes como si fuera el cemento en un pavimentado, que parecen pequeñas perlas. En cambio las monturas en canal sujetan los diamantes entre los dos rieles laterales. Suelen combinarse con diamantes en talla princesa o baguette.

Como las monturas en pavé, las monturas en canal tienen como principal ventaja que potencian el brillo de las gemas, dando una sensación de brillo constante, mientras que como principal punto débil tienen su dificultad para cambiar su medida una vez talladas.

Este ajuste también es popular para las alianzas de boda o anillos apilables que no cuentan con ninguna piedra central.

El modelo Charlene es un ejemplo de montura en carril con diamantes en talla baguette:

Set de boda

Es la combinación de dos monturas para el anillo de compromiso y de boda.

Hoy en día, sin embargo, lo más habitual es la combinación de monturas, de manera que podemos obtener diseños de lo más originales, con monturas pavé y halo, en trilogía y bisel, en bisel y pavé, en trilogía y halo, etc.